¿Es necesario reñir a un cachorro?

yo y curriDefinitivamente NO. 

Un cachorro tiene un mundo que explorar y no podemos castigarle por hacer lo que para él es normal, pero mucha gente aún se preguntará ¿y si mete la nariz en un enchufe? ¿y si me muerde el mueble del salón? Sencillo, tener la casa a prueba de cachorros, tal y como hacemos cuando tenemos niños y no dejarle ciertas cosas al alcance.

Es fácil hacer entender a un cachorro que está mordiendo la pata de una silla, que eso no debe hacerse si se la sustituimos por un juguete apto para cachorros. 

Por el contrario, poniéndolo nervioso riñéndole o echándole una charla que él no comprenderá, no se va a solucionar nada, más bien nos frustrará y dañará la relación con nuestro perro. Si se obceca en morder la pata de esa silla y no cesa en su intento aunque le demos un juguete, quitémosla de su alcance por el momento, utilicemos algo a modo de barrera, algo se nos ocurrirá.

Premiemos cuando muerda lo que debe, en lugar de reñirle cuando muerde lo que no debe, ¡cambiemos nuestro chip!

Nosotros apostamos por el CASTIGO CERO, somos de la opinión que si un cachorro mordisquea, es por nerviosismo, por dolor dental, porque busca una textura específica*… y eso no vamos a solucionarlo con un «NO», con un «CHSSSS» o con un «golpecito», todo lo contrario, lo excitaremos más y no le calmaremos el dolor, aunque en un principio nos parezca que el perro cese en su comportamiento.

Aplicar el castigo en un perro es extremadamente complicado pues nunca sabremos con qué intensidad aplicarlo y tampoco podremos estar ahí siempre para castigar ese comportamiento cuando se repitiese. De hecho, corregir con un simple e «inofensivo» ¡no! a un cachorro cuando mordisquea algo que no debe, puede complicar e incluso hacer imposible un posterior adiestramiento para un cobro, simplemente porque el perro haya asociado el hecho de tener algo entre los dientes con un posible conflicto y lo evite o le cree ansiedad1.

Un cachorro necesita PAZ y TRANQUILIDAD, suficientes cosas ocurren en una ciudad para que nosotros tengamos la necesidad de sobreexcitarlos aún más. 

Si se tienen dudas, sería conveniente antes de meter un cachorro en casa o durante la etapa de cachorro, consultar a un profesional para que nos muestre las pautas a seguir para que todo vaya de la mejor manera posible.


* textura específica: algunos perros gustan de variar lo que muerden, por eso es conveniente saber qué les gusta y poner a su disposición diferentes objetos (duros, blandos, de tela…). A veces un perro que rompe o mordisquea las camas está buscando algo de esa textura y lo único que encuentra es la cama.
 
1 Turid Rugaas