Collares de pincho o de estrangulamiento



Y es que últimamente estoy viendo demasiados casos de collares de pinchos o de estrangulamiento y no sé si algún psicópata del mundo canino los está recomendando o los regalan, pero es triste ver como sus propietarios, a parte de seguir teniendo un perro que tira y descontrolado, le están jodiendo el carácter al animal.


Existen muchos mitos sobre los collares de estrangulación y su uso (choke chain or choke collars)

A veces, al collar de estrangulación, ahogo o ahorque se le denomina ‘collar de adiestramiento’, el cambio de nombre no lo hace menos dañino. El que algunos «domadores» hagan uso de el, no quiere decir que sirva para educar.


«Un collar de ahogo es muy útil, en las manos de un entrenador experimentado» ¡Falso! Estos collares ahogan y son los responsables de problemas médicos, como:


  • Lesión de vasos sanguíneos oculares
  • Daño traqueal y del esófago
  • Cuellos torcidos o deformados
  • Desmayos
  • Parálisis transitoria pata delantera
  • Parálisis del nervio laríngeo
  • Ataxia pata trasera

«Los collares de ahogo sirven para evitar que los perros tiren». Nada podría estar más lejos de la realidad. Los perros tiran de estos collares de ahogo, ya que no han sido entrenados para no tirar.


Lamentablemente, los perros que dejan de tirar cuando se utiliza esta técnica, es porque se ha tirado tanto de ellos que ya no aguantan más. Un perro que camina al lado como consecuencia de las sacudidas del collar de ahogo, no es un perro entrenado – es un perro temeroso.


Más información: