Foto: La confianza

Damos por hecho que los perros deberían saber lo que tienen que hacer: si le llamamos, que vengan, que no le pongan las patas encima a desconocidos, que no tiren de la correa, que no ladren si suena el timbre, que no deben gruñirle a otros perros… En ocasiones recurriremos a pequeñas regañinas o correcciones…

Sigue leyendo