Excitación inducida

Los seres vivos podemos reaccionar de distintas maneras ante las mismas situaciones: podemos mostrarnos nerviosos, impacientes, alegres, entusiasmados, enojados… Una misma situación no nos afecta de igual manera a unos que a otros, ni siquiera a uno mismo dependiendo del momento.

Los perros son muy sensibles a los cambios, saben adaptarse muy bien, pero conviven con nosotros en un mundo excesivamente cambiante, lleno de ruidos, movimientos, luces y formas.

El estrés es una herramienta  para adaptarse a los cambios, el estrés es algo necesario, nos mantiene vivos, pero un exceso de estrés mal gestionado no es bueno.

Cuando se producen muchos cambios, los niveles de estrés suben, es lo normal, pero cada individuo haremos una gestión diferente de el.

stress1

Cuando estamos ante un perro con problemas de conducta, una de las cosas que hay que valorar es su nivel de excitación, cómo lo gestiona, qué lo eleva y cómo podemos reducirlo. El exceso de estrés tiene muchos síntomas, entre ellos el miedo, que puede incluso desembocar en conductas agresivas.

Si hablamos de excitación inducida, nos referimos al estrés provocado por nosotros mismos, algo muy típico cuando interactuamos con perros en su etapa de cachorros, pero también algo que hacemos con perros adultos: la forma de hablarles, de movernos, de premiarles, de jugar con ellos e incluso algunos juguetes, pueden ser altamente excitantes.

La excitación inducida habría que evitarlo siempre que estemos ante un perro con problemas de miedo, inseguridad y/o agresividad, de otra manera solo conseguiremos que el estrés se cronifique, los síntomas aumenten y todo vaya a peor.

Algunos métodos de inhibición de conductas se basan en agotar (cansar) al perro y para ello se le obliga a hacer un ejercicio que muchas veces aumenta el estrés, pero dicho aumento de estrés se ve atenuado por el cansancio físico, aunque una vez que el perro descansa nos podemos volver a encontrar con el mismo problema o incluso peor.

 

5 comentarios en “Excitación inducida

  1. celia

    Mi pastor alemán de año y medio, me muerde cada vez que se excita,solo ocurre conmigo, pero cada vez lo hace de manera mas agresiva.Lo suele hacer cuando lo ato al final o durante el paseo.Es una conducta que hace desde pequeña y que nunca hemos logrado erradicar.Tambien se muestra asustadiza al acercarse a otros perros y a veces les gruñe,Estas cosas me están creando problemas. He pasado por una escuela canina y no lograron ayudarme, también estuve con una adiestradora pero no me gustó su manera de hacer las cosas basada en la dominación y lo dejé.A veces pienso, que la empece a llevar a la escuela canina demasiado joven(3 meses) y eso la ha sobreexcitado.Ahora la estoy tratando con flores de bach y se la ve mas tranquila, pero me sigue mordiendo.Somos de Pamplona,no se si conocerieis a alguien que nos pueda ayudar por aquí, un saludo

    • Celia, rellénanos el formulario, a ver si podemos ponerte en contacto con alguien de tu zona.

      Saludos.

  2. Sara

    Hola estado mirando todos las páginas en la que tienes artículos de estrés, hay alguna que ponga como poder reducir el estrés cuando la perra tiene un pico de él. Por ejemplo en casa, se extresa y cómo poder hacer que se relaje. Sé que lo importante es reducir su estrés en el día a día, ésto sería para ese pico agudo que se produce.

    Muchas gracias.

    • Depende del individuo. Hay perros a los que una caricia o un premio comestible les sobreexcita en exceso, a otros, la forma de moverse o hablar, otros les da lo mismo les echen lo que les echen de ahí que, sin saben ante que individuo nos encontramos, sería una lotería acertar.

      El olisqueo inducido, paseos de calidad, rutinas constantes, la tranquilidad, etc, consiguen reducir el estrés, normalmente, pero cuando se está ante un caso de alto estrés hay que valorar muchas cosas, observar y “leer” al perro y eliminar o minimizar progresiva y adecuadamente los estresores que puedan afectarle.

  3. Sara

    De acuerdo, muchas gracias.

Comments are closed.