Los perros tiran más con un arnés que con un collar

#mitosyrealidades

“Los perros tiran más con un arnés que con un collar”.

Esto es una verdad a medias, sencillamente porque un perro que no ha aprendido a caminar sin tirar, que quiere ir deprisa por el miedo que le tiene al entorno o porque, inconscientemente, se le ha reforzado que tire, tirará sí o sí. La diferencia está en que un collar le producirá más daño que un arnés y entonces, como medida para evitar ese dolor, tirará menos o reducirá la intensidad o tiempo de ir tirando porque incluso se asfixia.

Son muchos los estudios que van demostrando la implicación que tienen los tirones de collar con problemas (dolores de espalda, cuello, tráquea, daños en la gládula tiroides, falta de oxígeno).

Deberíamos entender que no se trata de que el perro deje de tirar para evitar el dolor, una educación consiste en enseñar al perro que tirar no tiene ningún sentido.

Nosotros apostamos por una educación sin castigos, sin miedos y sin traumas.

El arnés evita los problemas antes mencionados pero sí es cierto que si no enseñamos al perro a no tirar o a superar sus miedos al entorno, nos arrastrará. La utilización de arneses con anilla frontal puede ayudarnos a no ser arrastrados mientras se realiza el aprendizaje, pero si el problema es de miedos, entonces, primero, deberemos solucionar ese tema antes de proceder a enseñarle al perro a no tirar.