Síntomas

Sintomas

Cuando se educa desde una base donde prima el respeto, nos daremos cuenta que a la hora de tratar problemas de comportamiento en un perro no debemos centrarnos únicamente en los síntomas.

¡Debemos buscar el origen del problema!

Es bastante común que un propietario busque únicamente la solución al problema que le resulta molesto: el perro que ladra, que tira de la correa, que gruñe, que salta sobre las personas, que rompe cosas, que no obedece… sin pararse a pensar que la mayoría de las veces eso es un indicador de que algo no va bien.

De poco sirve solucionar un síntoma ya que el problema real terminará buscando otra vía de escape que incluso podría ser mucho peor que la que nos preocupaba al principio.

Una modificación de conducta pasa por un tratamiento holístico. Si no se trabaja en solucionar las cosas que están afectando al perro nos pasaremos la vida tratando síntomas.