Algunas cosas que hacemos mal

Algunas cosas que los amantes de los animales, en ocasiones, hacemos de forma incorrecta en nuestro afán de querer ayudar o agradar a los animales.

  1. Saludar a cualquier perro que vemos por la calle.

Imaginemos que cualquier desconocido se nos acerca y nos rasca la cabeza. No creo que nos haga mucha gracia, pero es más, un alto porcentaje de personas se acercan a los perros de manera poco adecuada, quitándoles su espacio y con gestos que pueden ser interpretados como amenazas. Está bien que los perros se sociabilicen con humanos, pero el momento y la forma la deciden sus propietarios. Qué menos que preguntar antes de acercarnos a saludar a un perro ¿no crees?

saludar

  1. Alimentar animales de la calle sin el control adecuado.

Sí, es una pena que los animales de la calle no tengan qué comer, de hecho, es una pena que haya animales abandonados en las calles, pero da mucha más pena encontrarse colonias reproduciéndose constantemente, donde los individuos mueren periódicamente atropellados o por peleas por un territorio y recursos que se queda escaso. Piensa que hoy les pones de comer tú, pero si mañana no estás, nadie les pondrá. La alimentación de animales callejeros debería estar totalmente controlada por las protectoras con el beneplácito de los ayuntamientos. Una colonia controlada lo está en número de individuos, alimentación, control veterinario y esterilizaciones, cualquier otra cosa se convierte en un problema para los animales y para los vecinos. Tampoco son el cubo de basura de los vecinos, si se han de alimentar debe ser con comida específica para ellos, la cantidad que se puedan comer en unos minutos y debe ser retirada, jamás dejarla en la calle.

0nHuU_nL

  1. Los cachorritos no beben leche de vaca.

Es típico ver recipientes con leche para alimentar a los cachorros. Si la leche no es específica o en su defecto, un preparado lácteo para cachorros, la posibilidad de atrofiar o dañar el aparato digestivo del cachorro es muy alta. Los pájaros tampoco comen leche con pan. Si encuentras cachorros, infórmate a través de alguna protectora de qué puedes hacer, antes de hacer nada con ellos.

2015-09-04 10.09.19

  1. Premiar sin control en protectoras o perreras.

Hay quienes visitan las perreras o protectoras y se dedican a repartir premios a los perros como si fuesen los reyes magos. Premiar estados inadecuados puede ser nefasto además de subir la excitación de los perros en un entorno de por sí muy excitante. Existe también la posibilidad que se le pueda estar dando un premio a un perro que sufra alguna patología que le impida poder comerlos y agravar su estado de salud.

  1. Sacar perros de refugios a hacer deporte.

A los perros de las protectoras o perreras les viene genial dar paseos agradables, donde se les permita oler, difrutar, socializar e interactuar con el entorno, pero sacar a hacer deportes a perros que normalmente están en baja forma, con los músculos atrofiados, con una alimentación posiblemente no muy adecuada al esfuerzo físico y con material inadecuado, no es una gran idea.

Correr

  1. Celebrar eventos para perros donde se sumen ruido y mucha gente.

Los eventos se hacen con el propósito de que acuda mucha gente, sean divertidos y así poder aumentar las posibilidades de adopción y/o ayudas. El problema está en que los perros que habitualmente viven en cheniles son expuestos, durante horas, a música estridente, a mucha gente, globos que explotan, comida y dulces en mesas, etc… algo que técnicamente se denomina INUNDACIÓN y que no les viene nada bien.

co-gente-centro

  1. Coger a los perros, achucharlos o manipularlos inadecuadamente.

Es fácil observar y darse cuenta de los manipulados inadecuados en protectoras, peluquerías caninas y clínicas veterinarias, también en los hogares. Los perros son cogidos sin previo aviso y son achuchados o manipulados sin atender a sus señales de calma. Cuanto más pequeños, más manipulados equivocados, cuando es, con ellos, con los que habría que extremar las precauciones. Ya no hablemos de reñirles, gritarles o tirarles de la correa cuando son presa del miedo.

bcrmnrenfest1

  1. Ir con tu perro a todos lados sin pensar en el perro.

No a todos los perros les gustará ir a ver la cabalgata de los reyes magos, los fuegos artificiales, un concierto, una procesión o pasar 2 horas en la terraza de un bar. Someter a los perros a ciertos eventos durante largo tiempo puede implicar graves consecuencias para su estado mental. Ellos no saben lo que está pasando.

1427876999881

  1. Pensar que los animales no te harán daño porque los quieres mucho.

Tus buenas intenciones no tienen porqué significar nada para un perro que está bajo mucha presión causada por miedo y estrés. Puede reaccionar con agresividad descontrolada hacia ti simplemente por creer que supones una amenaza. Acercar tu cara a perros desconocidos puede ser una mala idea y un riesgo innecesario. Si no hay más remedio que coger o sujetar a un perro hay que tomar todas las medidas necesarias para proteger nuestra integridad y la de los que nos rodeen.

S_legbite_4

  1. Adoptar o recoger por impulso, sin pensar en las consecuencias.

No se puede adoptar o recoger un animal por un impulso momentáneo, debe ser una decisión muy considerada y tener en cuenta los pros y los contras que conlleva tener un animal en casa. Todos los miembros de la familia deberían estar de acuerdo, pero también aceptar que se adopta PARA TODA LA VIDA o se recoge con una responsabilidad y no para decir dentro de unos años que si no se tiene tiempo, que si el perro es muy malo, que suelta pelos, que apareció una alergia de repente y querer deshacerse de él de cualquier manera. Las cosas hay que hacerlas con coherencia, sabiendo qué se está haciendo en todo momento.

hoarding_thumbnail1

2 comentarios en “Algunas cosas que hacemos mal

  1. Gabriel Salazar

    Excelente, gracias.

  2. kiselbri

    Artículo muy interesante que debería ser leído por quienes realmente hacen actos inapropiados para con los animales. El disfrazarles o vestirles ridiculiza al pobre animal pero no piensan en eso. Ha nacido ycrecido en un hogar con muchos perros y aún continuamos teniendo perros adoptados y jamás hemos tenido un ataque por parte de ellos. Pero creo que eso se logra queriéndoles por sobre todo y educándoles. Que ellos sí que aprenden si les enseñamos .

Comments are closed.