Exposiciones prolongadas. Inundación.

Gente medievales

Toda la mañana y parte de la tarde hemos estado visitando los puestos del mercado medieval de las 3 culturas. Entretanto nos hemos cruzado con muchos perros de todo tipo. Quizás, por deformación profesional, donde otros solo veían perritos, nosotros veíamos perros pasándolo verdaderamente mal entre el bullicio de gente.

Hemos visto, sobre todo, perros a los que no se les permitía ser perros, que eran arrastrados y más de uno, atizado con su propia correa simplemente por pararse una vez más a olisquear. Perros desorientados ante tanta gente, con miedo, evitando ser pisados, algún que otro cachorro inundado en su periodo crítico de socialización y perritos pequeños que iban de mano en mano como si fueran bolsos.

Querer ir con el perro a todos lados puede suponer esto y es cierto que no se hace en absoluto con mala intención, sino todo lo contrario, pero si miramos un poco más allá de la parte física de los perros nos daremos cuenta que esto no es nada adecuado para ellos.

Debemos esforzarnos en ver un poco más a través de los ojos de nuestros perros, no se trata solo de dar afecto, comida y cuidados, se trata también de velar por su salud e integridad mental y entender que todo lo que nos gusta a nosotros no siempre es lo más adecuado para ellos.