Ni todo es blanco ni negro

No hay dos humanos ni hay dos perros iguales. Cada uno tendrá su forma de ser, sus peculiaridades, sus manías. Los hay tranquilos, nerviosos, miedosos, con ganas de jugar o sin ellas. Hay a los que les gusta el agua y los de secano y en un binomio humano-perro no todo va a ser blanco o negro, va a haber muchos tonos de grises.

A veces he escuchado o me ha parecido entender que los problemas con los perros siempre son provocados por los humanos: que si debido a malos tratos, que si a falta de entendimiento, por no respetar al perro… y esto lleva a una sencilla conclusión: que ante problemas de convivencia, los perros son siempre los buenos y los propietarios los malos, pero, ¿es esto del todo cierto?

Good Dog Bad Dog is a drawing by Rhodes Rumsey which was uploaded on November 21st, 2012.

Sería muy complicado y filosófico intentar definir lo bueno y lo malo, más en una relación interespecie y este texto trata de eso.

Un perro muy activo puede ser maravilloso para alguien que practique alguna modalidad deportiva, pero podría ser un auténtico coñazo para quien solo pretenda convivir tranquilamente, ¿eso le convierte en bueno o malo?

Perros que pueden ser una maravilla dentro de la pista de trabajo pero difíciles en la convivencia diaria.

Pero al margen de esto podemos encontrarnos con perros que hayamos criado desde cachorros, se hayan hecho las cosas de una manera correcta y aún así, que el perro tenga reacciones muy feas y/o comportamientos inesperados con otras personas o perros. Si bien es cierto que muchas veces hacemos las cosas mal, hay veces que haciéndolo correctamente no se logra mantener una convivencia como nos gustaría.

¿Qué deberíamos hacer en esos casos?

Se llega a ver de todo, desde el adiestrador que dice que tu perro no vale o es tonto al que te dice que el culpable de todo lo que pasa eres tú. Y volvemos al primer párrafo: ni todo es blanco ni todo es negro. Y en los casos a los que me refiero, si se puede mejorar algo, se debe mejorar, pero eso no siempre va a solucionar las cosas y aquí es donde hay que mentalizarse y aprender a convivir con lo que nos ha tocado, porque en el mundo real nadie dijo que todo fuese de color de rosas.