¿Por qué los PPP matan a sus dueños?

¿Por qué los PPP matan a sus dueños?

[Típico titular amarillista que podría utilizar cualquier medio para referirse a un incidente con perros].

Lo cierto es que prácticamente cualquier perro podría matar a un humano, claro está que más difícil lo tiene un pequeño chihuahua, aunque si el humano es un bebé, no tanto.

Los medios se suelen cebar en los llamados PPP debido a que por sus características (tamaño, fuerza, mordida) son los que tienen mayor probabilidad de causar un incidente serio, pero también hay muchos perros con características similares que podrían causarlos, como pudieran ser los pastores alemanes, nórdicos, mastines, labradores…

¿Entonces, por qué son los PPP los que atacan y no otros?

1. La prensa suele llamar a todo perro grande y que causa un ataque PPP sin llegar a entrar en detalles de raza y legislación y solo porque el titular es más sensacionalista.

2. Los PPP son víctimas de una absurda ley que les obliga a ir atados en corto, con bozal y eso les dificulta la socialización, les proporciona paseos de poca o nula calidad y les genera un estrés extra que muchas veces no pueden canalizar.

3. El etiquetado de PPP lleva muchas veces a sus propietarios a pensar que su perro necesita un “adiestramiento especial”, duro, demostrándole quién manda, provocando conflictos innecesarios con su perro.

4. Hay quienes potencian, in extremis, las características para las que fueron desarrolladas esas razas: fuerte mordida, resistencia física, saltos, convirtiéndolos en máquinas de ataque y olvidándose, muchas veces, que van a convivir con ellos.

5. Son el objetivo de ciertos grupos marginales que, en lugar de adoptar/adquirir otras razas, deciden apostar por los PPP sin poder, muchas veces, atender a sus necesidades más básicas.

6. En otros casos lo que se busca es una prolongación del ego o tapar algún tipo de inseguridad creando caracteres con cierta “mala leche”.

7. El maltrato físico o psíquico, confinamiento, aislamiento, alimentación de baja calidad, falta de revisiones veterinarias, el dolor.

A veces una o a veces varias de estas razones pueden convertir a cualquier perro, de cualquier raza, en un animal potencialmente peligroso que termine atacando sin necesidad de estigmatizar a ninguna de ellas en particular.

Texto: www.calmadogs.es
Infografía: www.larioja.com