Queda mucho por aprender

Se estima que hace más de 9000 años el perro ya convivía con los humanos, pero es a principios del siglo XX cuando se escriben los primeros manuales de adiestramiento. En los años 40 se popularizaron las técnicas basadas en el castigo positivo, y refuerzo negativo, muy populares hoy en día.

Pero no ha sido hasta hace muy poco cuando se realizan numerosos estudios donde queda demostrado que un porcentaje muy elevado de los perros adiestrados con técnicas de castigo, ya sean físicos o verbales, presentan un mayor número de problemas de conducta.

Nuestro modo de vida ha cambiado muchísimo en los últimos 40 años. No hace tanto los perros podían ir por la calle a sus anchas y siempre había un campo al lado donde poder correr libremente En las casas siempre había alguien, la mamá, la abuela y no se vivía con prisas.

De la misma forma que nuestras casas, estilo de vida e ideas sobre el mundo han evolucionado enormemente en este último siglo, debemos hacer lo mismo en cuanto a la educación canina.

No basta con creer que porque hemos pasado mucho tiempo con perros, o muchos perros han pasado por nuestras manos, ya lo sabemos todo. Los tiempos cambian y se descubren muchísimos factores que antes no se tenían en cuenta, nuevos estudios aportan mejoras para aprovechar las capacidades cognitivas de los perros y optimizan nuestra manera de enseñar.

Anclarse en el adiestramiento de los años 60, creerse que ya se sabe todo y no hacer nada por aprender nuevas técnicas, deja entrever que, o bien hay pereza a abrirse a nuevos campos, o bien hay una incapacidad para incorporar nuevos conocimientos y nuevas técnicas.

Aún queda muchísimo por aprender, es muy posible que en los próximos años vayan apareciendo nuevas técnicas que proporcionen aún más mejoras en el aprendizaje y optimicen los entrenamientos y esto sólo ha hecho empezar (le pese a quien le pese).
Fuente: http://bit.ly/YMaMth

Un comentario en “Queda mucho por aprender

  1. Irene

    Muy bien dicho. Lo que pasa es que la mayoría de gente se cierra en banda y no escuchan cuando intentas explicar que hay otras formas de educar. No entiendo que si tanto quieren a sus perros prefieran seguir usando castigos cuando se puede educar sin usarlos y con mejores resultados, es contradictorio.

Comments are closed.