Perros con miedo

Cuando se tratan perros con miedos es probable que, según aumenta su capacidad cognitiva y de observación, se empiecen a abrir nuevas ventanas que provoquen otros miedos que antes no existían y aparezcan otros comportamientos o reacciones no deseadas.

Esto puede ocurrir en semanas o meses, el perrito tímido que se escondía y no hacía ruido porque estaba aterrado, de repente se convierte en un perro gruñón que ladra o que incluso amenaza con morder.

Es una situación pasajera que hay que entender y que jamás hay que reforzar. Son reacciones por el miedo y castigar o reñir en absoluto ayudaría a superar tales miedos, más bien, todo lo contrario.

En ocasiones sabemos de perros adoptados que fueron devueltos por estos motivos y sería más que recomendable explicar a futuros adoptantes que esta posibilidad existe y cómo deberían actuar: hacerles entender que el perro no se ha vuelto un diablo o tiene un raro problema, que es una fase más de su adaptación y que será pasajera, si actúan de la manera apropiada.

Un comentario en “Perros con miedo

  1. Es lamentable que ese cambio de comportamiento tras la adopción sea interpretado por la gran mayoría de personas como DOMINANCIA y AGRESIVIDAD. ¿Y quien quiere un perro dominante-agresivo? Flaco favor al pobre peludo que además de ser etiquetado erroneamente pasará por sucesivos abandonos…

Comments are closed.