No todo vale



En la educación y en el aprendizaje NO TODO VALE, y siempre rechazaremos cualquier método basado en la fuerza o en el abuso.

En algunos casos, como el vídeo que mostramos a continuación, implica además unos riesgos enormes para cualquier persona que decidiese tocarle las patas delanteras al perro, empezando por la consulta veterinaria y terminando por cualquier niño que inconscientemente las toque para saludar al perro.

El método que propone este «tarugo» al que no se le puede denominar ni adiestrador, ni educador, sí quizás «domador», presenta unos graves riesgos que ya os hemos contado, pero es que además daña la confianza que el perro deposita en su propietario: el tipejo, impresentable, incita al perro a subirse para aplicarle un daño en las patas obligándole así a bajarse.

Y lamentablemente no es el único anormal en proponer métodos así. Aquí en España «gozamos» de muchos «artistas» como éste que siguen haciendo buena «caja» enseñando estas prácticas a alumnos que, faltos de sentido común, las continúan aplicando. Algunos tienen hasta cierta fama y escriben libros donde se «explican» todo tipo de formas de causar daño al perro para que modifiquen sus conductas, además siempre darán unas «razones» que aleguen que el perro no sufre y en el caso de no tener argumentos que justifiquen el daño físico y moral, recurrirán a decir que los propietarios son unos blandengues, unos ñoños, que no sabemos ejercer la autoridad con nuestro perro, que no somos buenos líderes, que la educación en positivo no vale para todo o que dar «salchichitas» no es la solución. A este tipo de domadores solo hay que observarles un poco para ver cómo tratan a todos los que tienen alrededor y no solo a sus perros, para darse cuenta que sufren algún tipo de trastorno y que el ego les chorrea por las orejas.

También encontraréis al «individuo» que os sugiera darle un rodillazo en el pecho al perro cuando se suba, para que no lo haga… Obviamente, el perro no se subirá, de hecho, si a mí cada vez que fuese a saludar a alguien me diesen un rodillazo en el pecho, sería un tipo bastante antipático.

Trabajando en positivo quizás pueda llevarnos algo más de tiempo, pero el perro aprenderá que no saltar sobre alguien puede ser beneficioso a diferencia de aprender que saltar sobre alguien puede ser doloroso.

 
 
 
Y ya esto último, para los defensores de «la bofetada a tiempo…»
 

 

http://baobabsyrosas.blogspot.com.es/2010/11/un-cachete-tiempo.html

Un comentario en “No todo vale

  1. Anonymous

    Conozco de primera mano tipejos y tipejas como los mencionados en el artículo y en vivo y en directo asustan aún más. Ya no por el ego y la prepotencia que rezuman sino porque mientras aplican «su maravilloso método» se nota cláramente que disfrutan haciéndolo. Ese subidón de autoestima al abusar de quien no se defiende es para esos individuos la más adictiva de las drogas y cualquier excusa es buena para hacerse con una dosis.

    En este sentido, trabajar de manera positivas no sólo mejora la calidad de vida del perro sino también de su propietario.
    El estrés de estar todo el día «dominando», cabreos, frustración, contínuos arrebatos de agresividad… la salud mental de alguien que pasa sus días así seguro que tiene que acabar resintiéndose.

Comments are closed.