Alimentando a nuestros perros

 
 

Son muchas las preguntas y respuestas que leemos sobre alimentación canina, tantas que podríamos decir que es un mundo aparte.

La alimentación canina en sus principios se basaba en darle restos: las sobras de nuestras comidas, recortes de carne… Con el tiempo y con los avances en veterinaria, se empezó a tener en cuenta no darles ciertos alimentos que les sentaban mal o acortaban su vida y se comenzó a preparar una comida específica para el perro.

La preparación de esa comida llevaba su tiempo y a alguien se le ocurrió que se podía crear una industria alrededor de la alimentación para perros y hacerle la vida más cómoda a sus propietarios. Apareció así la comida enlatada y los piensos para perros.

 

¿Qué es mejor: la comida natural o la comida procesada?

 

 

Comida natural, dieta RAW o BARF

 

 
Como la natural no hay ninguna, pero hay que tener en cuenta factores a la hora de dar una dieta natural: hay que medir bien los ingredientes para dar las cantidades recomendadas de proteínas, de hidratos de carbono, de fibra…, hay que tener cuidado con ciertas enfermedades que se pueden trasmitir con la carne o pescado crudo, por lo que deberemos congelar durante un tiempo la carne y pescado. Si se dispone de tiempo y ganas, es lo mejor para nuestro perro, pero de no ser así, la mejor opción es recurrir a la comida procesada.


En comida procesada podemos encontrarnos con alimento húmedo (latas) o seco (piensos). Lo más normal es que de vez en cuando demos alguna lata y habitualmente utilicemos el pienso ya que se transporta cómodamente, es fácil de almacenar, duradero y «normalmente» contiene todo lo que necesita el perro.

 

Pienso específico Bulldog

Decimos normalmente ya que hay muchísimas marcas y gamas de pienso. Hay piensos baratos que nos cuestan menos de 20 € los 20 kilos y por ese precio, el origen de las proteínas será bastante deficiente, se llega a decir que podría provenir de botas de cuero o cazadoras… realmente no sé su procedencia, pero lo cierto y verdad es que en estos casos el precio puede ser un indicativo y la proteína será de difícil absorción por el organismo, por mucha que tenga.

Un buen pienso debería tener todo lo que necesita el perro y las cantidades diarias que hay que darle no ser excesivas, algunas grandes marcas que disponen, además, de una gran gama de piensos para cubrir determinadas exigencias: crecimiento, adulto, senior, esterilizados, light, específicos para enfermedades, específicos para razas.

Compra el mejor pienso que te puedas permitir, el ahorro que creas que puedes tener con piensos más baratos y de menor calidad se convertirá al final en un gasto veterinario.

 

¿Cuántas veces le damos de comer al perro?

 
 

Este sería otro gran debate.

Hay quien le pone una tolva y deja la comida a disposición del perro. El problema que encontramos a esto es que no controlaremos la cantidad de pienso que ingiere el perro ni las veces que come al día, por lo que podría estar comiendo poquito pero constantemente y su organismo no pararía de realizar la digestión, tampoco sabríamos si el perro engorda o adelgaza por la alimentación o por alguna enfermedad, pero además, abandonamos una muy buena herramienta para reforzar el vínculo: la comida.

¿Comer después de nosotros? Esto lo fomentan algunos adiestradores de la vieja escuela y programas de televisión basándose en que «los líderes de la manada son los primeros en comer» y que procediendo nosotros así, nos convertiremos en «los líderes». Podríamos hablar largo y tendido sobre esto, pero debemos de dejar una cosa clara: cuando los perros o lobos viven en la naturaleza, ninguno se pone a asar un chuletón y se lo come mientras otros miran. Nuestras casas, por lo habitual, están llenas de comida y de olores. Si nosotros ponemos de comer a nuestros perros justo antes que nosotros, seguramente nos dejen más tranquilos y, sobre todo, se estresen menos.

Lo más leído es que se le dé 4 veces en la etapa de cachorro para pasar a 2 o a 1 en la etapa adulta.

Nosotros decidimos darles de comer con una frecuencia de 3 veces al día: desayuno (9:00), comida (15:00) y cena (21:00). Sobre la cantidad diaria recomendada por el fabricante vamos ajustando según las necesidades de cada uno de nuestros perros.