Proactividad

23327_371847879578263_937230379_n

Durante una sesión de fotos a Brandy, una chica entró en una tienda y dejó a sus dos perros fuera. Había palomas comiendo en el suelo, gente pasando, muchísimas distracciones y con alguna de ellas, los perros reaccionaron y salieron corriendo «disparados».

La chica salió tras ellos y alcanzó al más grande, le dio voces, varias tortas en el hocico y múltiples tirones del «Halti» que llevaba puesto el perro. Al otro más pequeño también le dio voces y algunas tortas, en resumen, tortas y gran alboroto.

Se dirigió nuevamente a la tienda mientras les decía de todo menos «bonitos» a sus perros y les seguía dando tirones enfurecida. Esta vez los ató a una papelera cercana a la puerta de la tienda.

Podríamos pensar que la chica era una maltratadora, una bestia, una mala propietaria, pero no es así, lo que sucedió no es un caso aislado, es mucho más común de lo que podemos creer, lo vemos a diario en cuanto nos paramos a observar un poco y no es más que falta de formación como propietarios de perros y un batiburrillo de ideas donde aún se llega a creer que «castigando se aprende».
 
Tras el susto de la espantada de sus perros, los alcanzó nerviosa y su reacción de reñirles, para que no volviese a suceder, fue lo correcto para ella. Creyó (y seguirá creyendo si no evoluciona) que haciendo eso, sus perros la entenderán y esto prevendrá que vuelva a ocurrir evitando así un peligro, pero lo más normal es que la próxima vez que se espanten le costará más cogerlos ya que sus perros han aprendido que si los atrapan, les van a dar «las del pulpo», ha dañado el vínculo y habrá que trabajar para restablecerlo.

Habría sido más fácil atarlos desde un principio y no esperar que los perros hagan un «quieto» sin haberles enseñado y en un entorno que les superaba. En el caso de una posible espantada (porque se desatasen) bien tener una «llamada» entrenada o, de no ser así, cogerlos y no decirles ni mu (luego ya podrás darte dos cabezazos contra la pared por no haberlos atado bien, por no haberles enseñado un «quieto» en diferentes entornos o lo que es lo mismo, por no haber sido proactivo).