Dialelo. La pescadilla que se muerde la cola.



Un DIALELO, también llamado círculo vicioso o pescadilla que se muerde la cola, es una estructura lógica que consiste en una “petición de principio” con el cual se intenta probar una cosa mediante otra, y esta segunda mediante la primera.
Hay fenómenos que solo se pueden explicar de forma circular, ya que se retroalimentan: «Baja la bolsa porque se asustan los inversores, y se asus­tan los inver­sores por­que baja la bolsa.»


Definición de la Wikipedia


No vamos a hablar de filosofía, hablaremos sobre perros y sobre una cosa que afecta mucho en la relación humano-perro.

La pescadilla que se muerde la cola, en la relación humano-perro, la vamos a analizar como un problema que se está retroalimentando constantemente y que lejos de solucionarlo, lo empeorará. 

Nos encontramos ante un perro que tiene problemas de estrés que le hacen realizar conductas inadecuadas. Estas conductas nos enfadan y producen tensión en nosotros que terminamos descargando, de alguna manera, sobre el perro. Nuestra actitud provocará más estrés al perro y le llevará a continuar realizando más conductas inadecuadas.

  • Con los perros jóvenes ocurre con demasiada frecuencia. Su estrés de por sí ya alto, se ve alimentado por el nuestro cada vez que hacen alguna trastada ,ya que nos frustramos, nos enfadamos e incluso le regañamos.
  • Perros con miedo que reaccionan de alguna manera ante esos miedos y que, con el objetivo de parar esa reacción por nuestra parte, terminamos provocándoles más miedo, inconscientemente.

Las reacciones pueden ser variopintas, de hecho, algunas pueden pasar inadvertidas o no ser excesivamente molestas para nosotros: desde caídas de pelos, aletargamientos, babeo excesivo a conductas destructivas, agresivas, reactivas, ladridos, montas, tirar de la correa…

En ocasiones ocurre que se han tenido perros que no fueron problemáticos o en los que sus problemas pasaron inadvertidos y de repente, llega un perro que parece acumular todos los problemas que los otros no tuvieron. Seguramente no es así, lo más normal es que tengamos un perro algo más sensible, más enérgico, inseguro, con otras necesidades o con algún shock… pero que basándonos en nuestra anterior experiencia con otros perros, nos han pasado inadvertidas y ahora nos encontramos con un perro que parece querer acabar con nosotros, que nos ha declarado la guerra y que quiere hacernos la vida imposible.

Pero no es así, tenemos un perro con unos problemas y nos lo está indicando a su manera, pero si no somos capaces de ver los mensajes que nos está dando, lo más normal es que nos salga el genio que llevamos dentro, movilicemos la Sexta Flota, desenterremos el hacha de guerra y, lejos de solucionar el problema del perro, demos paso a la pescadilla que se come la cola. 

Algunos ejemplos muy simplistas podrían ser:

En un perro muy estresado, el juego intenso de lanzar la pelota una y otra vez puede terminar provocando el efecto contrario al que se busca, es decir, estresar mucho más al perro una vez que esté descansado.

En un perro que ladra o reacciona por miedo, si le castigamos, conseguiremos aumentar sus miedos e inseguridades, aumentando el comportamiento que queríamos eliminar con el castigo.



Si a un perro que no se quiere subir al transportín, que se siente incómodo en él, le metemos por la fuerza, solo conseguiremos que se sienta peor dentro de él.

6 comentarios en “Dialelo. La pescadilla que se muerde la cola.

  1. De acuerdo, entonces ¿qué haces con un perro que ladra constantemente, por ejemplo? Dejarle que ladre?

    • CalmaDogs

      No, porque dejándole ladrar podría auto reforzar esa conducta. Habría que trabajar la raíz del problema, lo que le induce a tener ese comportamiento y para evitar, mientras tanto, los molestos ladridos se podría desensibilizar, intentar cambiarle de estado mental cuando ladra haciendo que su atención se desvíe a otra cosa, evitar las situaciones donde se produce el ladrido o, si es necesario, sacarlo de esa situación.

      Añadir castigo, prestar atención, decirle que se calle, hablarle… solo reforzará esa conducta y aumentará la curva de extinción de ese comportamiento.

  2. Anonymous

    Y con un perro que te destroza todo lo que pilla cuando lo dejas solo? Que haces?

    • CalmaDogs

      Buscar la causa que le lleva a tener esa conducta destructiva y evitar dejar cosas a su alcance por el momento. Eso es lo que hago. Lo que no hago jamás es castigar al perro por haber hecho algún destrozo, ya que, a parte de no entenderlo, posiblemente aumente sus problemas y deterioraré el vínculo que pudiésemos tener ya que a sus ojos, seré una persona imprevisible.

      La mayor dificultad está en encontrar la causa. Los propietarios no tenemos una visión objetiva del problema y es ahí donde deberíamos acudir a algún educador canindo que nos pueda ayudar.

  3. Anonymous

    Hola. Acabo de descubrir el blog y me parece estupendo. Hemos adoptado un galgo hace dos meses y desde hace un tiempo empezó a ladrar a mi marido cuando llega a casa o nos encontramos en la calle. Yo le digo q no más q nada xq a él le molesta q le ladre, sólo se lo hace a él. Pero yo creo q es reforzar su miedo. Lo q pasa es q no sé qué más hacer.
    Es un poco la pesadilla que se muerde la cola: el perro ladra, él se pone tenso y yo en medio diciendo no… qué podemos hacer?
    En casa no coge premios de mi marido pero el otro día en la calle lo hizo x primera vez. Yo creo q en casa le tiene más miedo xq se siente acorralado. Igual piensa q si le quiere pegar no se podrá escapar. Nuestro Mel estuvo wn la calle y en la perrera de donde fue rescatado por la prote.
    Muchas gracias y enhorabuena por el blog!
    Miren

    • CalmaDogs

      Muchos perros adoptados tienen miedos a la figura masculina. Puede ser por muchísimos motivos, desde el típico que siempre piensa la gente que es que un hombre le pegaba o simplemente que nunca haya tenido contacto con un hombre… La razón no debería preocuparnos, pero el miedo que tenga actualmente sí.

      Aquí es importante que la persona que convive y al que el perro tiene miedo aprenda a comunicarse con el perro (señales de calma) y a moverse de una manera que no intimide. El perro ha de entender poco a poco que esa persona no supone ninguna amenaza, pero necesitará su tiempo.

      Sí os recomendaría que acudieseis a algún educador canino en positivo, seguramente podrá ver muchas cosas y os podrá ayudar mucho sobre todo a mejorar la convivencia diaria, minimizar las acciones que pudieran asustar a vuestro perro y establecer una buena relación con él. Nosotros os podemos recomendar a alguno por vuestra zona si os ponéis en contacto con nosotros a través de nuestro formulario o por correo electrónico a info@calmadogs.es

Comments are closed.