Información canina

Informacion

Cuando se educa desde una base donde prima el respeto, podemos entender que cuando internet no era lo que es ahora, nos pudiésemos creer que ciertas “herramientas” en los perros no hacían daño y mucho menos cuando algún “experto” nos lo decía o nos sugería utilizarlas.

Pero hoy se puede buscar cualquier información, no tenemos por qué creernos lo primero que nos diga cualquiera o leamos. Podemos cotejar dicha información, valorarla y ser consecuentes con lo que leamos.

Estoy seguro que la mayoría queremos a nuestros perros, de no ser así, no los tendríamos, pero eso no siempre es suficiente.

Hay que dedicarles tiempo a ellos, pero también hay que dedicárselo a formarnos un poco para saber cómo son, por qué se comportan así, cómo se intentan comunicar con nosotros, qué les gusta, qué les disgusta y alejarnos de los cuentos chinos del abuelo, del del parque, del criador… empezar a utilizar el sentido común y hacer uso de bibliografía actualizada.

Debemos guiarnos por la máxima del respeto hacia un ser que queremos y que se merece todo el entendimiento por nuestra parte.

Cambiemos el chip, esforcémonos por comprenderles en lugar de dejar caer todo el peso sobre ellos.