Ladridos

Perro ladrando

Los perros ladran, es una forma de comunicación que tienen y hasta cierto punto es normal. El cambio, el ladrido excesivo es un grave problema para los propietarios que, en algunos casos, proceden a realizar una cordectomía o lo que es lo mismo, extirpar las cuerdas vocales, algo que en muchos países está prohibido, pero que muchos veterinarios siguen realizando.

El ladrido excesivo se puede deber a muchas cosas:

  • Aburrimiento
  • Excitación
  • Ansiedad
  • Llamada de atención
  • Reforzado (consciente o inconscientemente)

Cualquiera que sea la causa, mediante algo de ejercicio y de estimulación mental podemos ayudar a nuestro perro a reducir su necesidad de ladrar.

¿Cuándo los ladridos se convierte en un problema?

Que un perro ladre cuando suena la puerta o cuando se acercan extraños es hasta cierto modo normal, durante muchos años los perros le sirvieron al ser humano como alarmas, pero en ocasiones, algo que podría ser normal se torna excesivo y se sale de control. En este caso habría que identificar por qué el perro ladra y descubrir qué tipo de ladrido es.

Llamadas de atención.

Cuando el perro ladra para lograr su atención o porque quiere algo. Muy típica cuando se le convida de comida en la mesa y el perro ladra para pedir más.

Lo ideal sería ignorar este comportamiento, que puede ser duro al principio porque el perro ladrará más y más fuerte en un intento de seguir llamando la atención y conseguir su objetivo (curva de extinción). Lo ideal es esperar a que el perro silencie y recompensar esa actitud así el perro aprenderá que con ladrar no se consigue nada pero que estándo en actitud tranquila sí lo consigue.

Ladridos por excitación.

Perros que ladran con entusiasmo al igual que las personas cuando se emocionan. Ocurren antes de algún evento emocionante (comida, salir de paseo) cuando el propietario tiene un patrón muy definido de conducta (ritualizado).

Lo ideal es cambiar las rutinas y dejar de hacer lo que estábamos haciendo cuando el perro comenzó a ladrar y esperar a que el perro cese antes de proseguir. Requiere paciencia, el perro aprende que estar callado es la única forma de llegar a conseguir su propósito (salir de paseo, comer). No hay que hablar, tocar ni mirar al perro y cuidar mucho nuestro lenguaje corporal.

Ladridos por ansiedad.

Algunos perros no saben gestionar bien la ansiedad que les provoca un evento como puede ser quedarse solo o ante algo que les dé miedo. Estos perros necesitan un trabajo de modificación de conducta específico.

Ellos se sienten aliviados al vocalizar, es una forma de canalizar su ansiedad. La ansiedad por separación es muchas veces mal diagnosticada y es un comportamiento difícil de modificar que necesita de tiempo.
En estos casos, es conveniente recurrir a un profesional que eduque desde el respeto y nos ayude con un plan de trabajo para la modificación de conducta.

understanding-barking

¿Cómo lograr que el perro deje de ladrar tanto?

  • El ejercicio y la estimulación mental es lo mejor que podemos proporcionar a nuestros perros, pero hay que buscar el equilibrio.
  • Actividades que al perro les guste hacer, teniendo en cuenta sus características y su carácter.
  • Trabajo de olisqueo (nose work), juguetes interactivos.
  • Enseñarle cosas al perro mediante refuerzo positivo.
  • Alimentar al perro con juguetes tipo Kong.

¿Puedo decirle al perro que deje de ladrar?

Jamás cometa el error de gritarle a un perro que ladra ya que con esto puede reforzar más aún el comportamiento indeseado. El perro podría pensar que usted también se ha unido para ladrar junto al él. Es mucho mejor enseñar (aprendizaje) a un perro a ladrar para luego poder enseñarle a no ladrar, pero esto no siempre funcionará con perros altamente estresados o que ladran por excitación.

Sería tan sencillo como elogiar al perro cuando esté ladrando y utilizar una señal para animarle a ladrar más. Cuando el perro haya entendido la señal para ladrar, procederemos a elogiar cuando el perro deje de ladrar por su cuenta y utilizaremos otra señal distinta (un gesto con una mano en señal de tranquilo puede servir). Practicando conseguiremos que las señales sean fuertes y se podrán utilizar tanto para ladrar como para dejar de ladrar en el momento justo.


Identificar el tipo de ladrido y por qué ladra el perro es lo más importante antes de comenzar a trabajar en reducir ese comportamiento.

Algo muy habitual es recurrir a “artilugios” antiladridos que nos venderán en muchas tiendas de animales o que incluso algún veterinario no formado en temas de conducta canina nos recomendará. Mucho cuidado, ya que estos “productos milagros de teletienda” siempre recurren a técnicas punitivas para su funcionamiento y lo que en un principio parecen mejorar es más que posible que derive en problemas mayores con el tiempo.

anti-dog-bark-collars-15

7 comentarios en “Ladridos

  1. Ana S.

    Me ha llamado la atención tu entrada porque en casa tenemos un problema desde hace tiempo con nuestro perra Kira, suele estar habitualmente en el jardín y se dedica a ladrar continuamente a las personas y animales que pasan por la calle, en un principio solo lo hacia a los que se aproximaban a la puerta o a la valla, ahora ya lo hace cuando hay personas y niños en el parque cercano que esta a unos 300 mts. Es una zona bastante transitados por familias y deportistas y se convierte en una constante serenata de ladridos. hacemos ir a la parte trasera de casa donde no puede ver a nadie, pero

  2. Sandra

    Buenas noches:
    A mi también me pasa lo mismo con mi perro Django.
    Cada vez que se cruza con algún perro o persona ladra.
    Yo creo que en mi caso es para avisar y porque los considera , creo, una amezana ya que normalmente para cuando me pongo a hablar con esa persona.

    ¿Como puedo hacer pàra que no ladre tanto? Porque ya llega a asustar a la gente.

    Un saludo

    • O también porque sienta miedo, o como dices vea una amenaza inexistente o se sobreexcite. Habría que revisar muchas cosas en su día a día, qué haces tú cuando ocurre eso, como de reforzado podría estar ese comportamiento de ladrar, valorar la pisibilidad de contracondicionar o quizás haya que desensibilizar…

  3. Mi caso es con una de las perras, tenemos un ladrido de aviso que va en aumento cuando ve a alguien desde el balcón y aunque no desaparece (es una perra carea asi que supongo que ella lo considera su trabajo) va bajando de intensidad si le hablo de modo tranquilo “todo está bien” y me asomo a ver qué pasa dándome por enterada. Esta misma perra se ha descontrolado algo con un ladrido creo de excitación porque casi a diario me las llevo a las 2 en coche a una parcela vallada para que anden sin correas (ante la dificultad de poder soltarlas en campo) y cada vez comienza antes a ladrar, gemir y dar un concierto que es inaguantable. Antes lo hacía al llegar a la parcela ahora cuando falta 1 km ya tenemos jaleo en el coche. Me fué de gran ayuda el libro de Turid Rugaas sobre el ladrido y supongo que la idea que propone de coger el coche para cosas aburridas sería lo adecuado en este caso, tengo que probarlo.

  4. Antonio

    Hola, mi perra (cruce de spaniel y braco) tiene desde pequeña episodios de ansiedad cada vez que salimos de casa. Esta ansiedad se manifiesta en ladridos, gemidos y querer “excavar bajo la puerta”, lo que acaba destrozandola a base de arañazos. Esta perra, de 8 años, ha viajado por varios países y tiene más sellos en su pasaporte que la mayoría de personas que conozco, y hemos intentado terapias con especialistas en esos mismos países (varios sitios de España, Panamá, México, Portugal,…) sin éxito. Ahora estamos en España viviendo en un pisito y los ladridos y lloros se han hecho insoportables para los vecinos que nos amenazan con exigir que nos vayamos o nos deshagamos de la perra. Hemos tratado con un collar de esos que desaconsejáis durante cuatro semanas y ya se lo hemos quitado, y aparentemente se ha corregido. Al menos los ladridos, no así los lloros o arañazos en las puertas por querer salir. Podríais decirme algún método para terminar de corregirla? evidentemente lo del collar lo hemos hecho como última solución, se lo hemos quitado lo más rápido posible y nos gustaría no volverlo a utilizar

    • Hola, no tratamos perros a distancia porque no podemos verles, no sabríamos nada de su entorno así como tampoco de las personas con las que convive. Solo hacerte una observación, no se ha corregido nada con el collar, esa perra, así a priori y por lo que cuentas, presenta un serio cuadro de estrés y lo único que se ha conseguido con ese collar es eliminar una de las vías de escape que utilizaba, que era ladrar. La presión sigue ahí y buscará otras salidas. Un problema de esa índole no se puede solucionar a base de consejos ni herramientas inhibidoras, se debe acudir a un buen especialista que sepa trabajar un problema de ansiedad/estrés sin recurrir a castigos y explicaros cómo deberíais proceder con la perra. De otra manera, en un breve plazo, seguramente empeorará la perra ya sea de un modo visible (conductas) o fisiológico (enfermedades).

Deja un comentario